Sector Turísico Español

El sector turístico espańol está afrontando nuevos cambios derivados principalmente del proceso de globalización asociado a la actividad turística así como de cambios experimentados en su propia estructura productiva.

Algunos de los factores asociados a la globalización son: la aparición de nuevos destinos competidores, el abaratamiento de los costes de transporte, la creciente influencia de la sostenibilidad medioambiental, los avances tecnológicos y los nuevos canales de distribución de la oferta, el acortamiento de las estancias y, sobre todo, la importancia creciente del cliente en el modelo de negocio turístico.

En el ámbito del destino son claras las limitaciones en crecimiento de las infraestructuras turísticas en las principales zonas de “sol y playa” así como el deterioro experimentado por determinados destinos en el apartado medioambiental.

Estos cambios suponen nuevos retos para el sector turístico espańol, como son: conseguir un posicionamiento diferencial de la oferta turística espańola, mejora de la rentabilidad y del impacto socioeconómico mediante la redistribución geográfica y estacional de los flujos turísticos y, todo ello, en un modelo de negocio sostenible y respetuoso con el medio ambiente.

La innovación se ha identificado como la vía para que nuestra industria turística sea más competitiva y sostenible, permitiendo aportar el máximo bienestar social. Por Innovación se entiende “todo cambio basado en conocimiento que genera valor” y, de esta manera surge, potencialmente, la necesidad de generar conocimiento para poder innovar y así cambiar nuestro modelo de negocio para el sector turístico.

Siendo el cliente el destinatario último de la oferta turística, la generación de conocimiento tiene que estar enfocada a mejorar:

  • a. El conocimiento del cliente: preferencias, motivaciones, tipología, etc.
  • b. La configuración de la oferta: nuevos servicios/productos (medioambiente, recursos renovables, eficiencia energética, entorno social), y desestacionalización (aumento de producción).
  • c. La gestión empresarial (comercialización, gestión, formación).
  • d. La economía del Turismo (impacto económico de la actividad turística, nuevas formas de negocio y desarrollo turístico).
Esta entrada fue publicada en turismo. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario